Páginas vistas en total

domingo, 4 de abril de 2010

¿Qué medidas gubernamentales se están tomando ahora para afrontar la crisis?


Por lo visto, reducir el gasto público. Hubo una mención al cambio paulatino de la base económica del país a incentivar la tecnología, la inversión y la producción y exportación de energía renovable pero se quedó en una mera cita que no se repitió. El gobierno de España parece actuar ahora como si la situación económica del país fuese consecuencia directa de la situación de la economía mundial, por lo que la decisión es ir sobrellevando la crisis como se pueda hasta que esta cese.

He aquí dos graves errores, la situación económica mundial puede no mejorar y aunque mejore, la situación económica de España puede mantenerse igual o empeorar si no se trata su economía de forma independiente de lo que ocurre globalmente. Pues aunque la globalización puede empeorar la economía de un país, es muy complicado que la mejore, y si lo hace, solo sucedería por simple coincidencia. Esto sucede porque la globalización de la economía capitalista no está sujeta a la economía real de la oferta y la demanda, al menos no en todos los casos.

Y el único cambio para incentivar el mercado español ha pasado por otorgar dinero en forma de préstamos a …, a la propia banca. Todos los ciudadanos estamos pagando nuestros impuestos, no ya a una empresa, sino a los mismos bancos que han provocado el descalabro, y el gobierno, supuestamente, tiene así la esperanza de que con esos gestos, la banca corrija sus errores. Esos muchos ciudadanos se preguntan entonces, ¿Es esperable que otorgar cerillas y gasolina a un pirómano sirva para su rehabilitación?

Por otro lado ya se empieza a escuchar que es necesario reactivar el negocio inmobiliario desde otras perspectivas como la rehabilitación de pisos usados o el alquiler. No son medidas criticables en un principio, pero si se está pensando solo en eso, supondría que volvemos de nuevo a la misma fórmula, y las mismas fórmulas suelen tener, con fortuna, resultados muy similares.

Visto lo visto, los ciudadanos ven indignados como un gobierno presuntamente de izquierdas toma medidas propias de la derecha, y la derecha critica dichas medidas, ¿posicionándose en la izquierda o enviando el mensaje de que para políticas de derecha “dejadnos el gobierno a nosotros, que somos más drásticos y ágiles en ese terreno”?. Así que la ciudadanía parece estar pensando (como es lógico pero no razonable) en culpar al gobierno de la situación económica actual y ven necesario un cambio de gobierno (como es lógico y razonable), a la derecha (¿cómo es lógico y razonable?). Así que, por lo tanto, y como ha sido siempre, al menos los gobiernos, sus reacciones y sus decisiones son responsabilidad de todos nosotros. No así su capacidad de operación, la cual puede ser mucho más limitada de lo que en principio parece, y de lo que hablaré en otra ocasión.

Es cierto que las leyes electorales provocan una situación en la que se alternan indefinidamente los dos partidos mayoritarios PP y PSOE que, aunque significativamente distintos, en políticas básicas reproducen las mismas respuestas que llevan a resultados penosos para la sociedad, alabando o en todo caso, permitiendo la esquizofrénica dictadura del mercado, pero, esto no excluye la responsabilidad de la población en tal situación. Aunque las leyes electorales están diseñadas para que los gobiernos resultantes sigan las instrucciones-suicida de la banca. Hasta ese punto sucede porque toda la sociedad en su conjunto lo tolera.

El primer y más importante paso para encontrar un gobierno con respuestas alternativas al seguidismo de la banca sea esta internacional o nacional, es el hecho de reconocer que la propia democracia española está diseñada para el control de los verdaderos grupos de poder empresariales y/o financieros que finalmente juegan con las personas (trabajadores-esclavos en países emergentes), con los estados (Argentina) e incluso con los continentes (Europa en escasos años, si no se frena esta barbarie delictiva, criminal e incluso homicida del TODO VALE). Las querencias mayoritarias de la población española no están reflejadas en ninguna actuación política parlamentaria, ergo, la democracia por definición, en España, no existe. ¿Existió en alguna ocasión? Pues tampoco, pero en la época casual de las vacas gordas, nadie se preocupaba por ello y ahora, estamos empezando a ver las consecuencias de qué ocurre cuando la voluntad ciudadana mayoritaria no repercute en las respuestas políticas que esa voluntad dictamina.

Y es que hasta que no se sustituya la le D´ont y la actual ley electoral de circunscripciones en el estado español y la ley electoral respecto a los familiares de emigrantes no residentes en Galicia el bipartidismo se turnará indefinidamente hasta que no diferenciemos dónde empieza un partido político y dónde acaba otro.

De todos modos, siendo prácticos enunciaré una frase muy reciente de quien quiere ser responsable de la economía española dada la irresponsabilidad por la cual acusa al gobierno actual de la situación actual de España:

“Mientras no se demuestre lo contrario, para mi Camps es inocente” Mariano Rajoy Junio 2010, en plena crisis económica nacional y mundial, mientras avala un recurso para tumbar un auto contra Camps en el Tribunal de Valencia por cohecho y financiación ilegal.

Ustedes deciden. Todos nosotros decidiremos. Y la irresponsabilidad de nuestros dirigentes, del sistema político, de la situación económica y social seguirá siendo también nuestra, por ponerlos en el poder de un sistema sin cambios.

Excusar la falta del ejercicio de razonamiento, opinión o moral simplemente apoyándose en la ignorancia es el mayor acto de cobardía, pues el conocimiento es fácilmente accesible y un conocimiento riguroso no es estrictamente necesario para aplicar una cadena de razonamientos dada cualquier situación previamente descrita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario