Páginas vistas en total

lunes, 18 de enero de 2016

Star Wars Episode VII: The Force Awakens. Lost in Space II?


  
 ¿Te sentó mal Star Wars Episodio VII y no sabes muy bien por qué? Voy a reflejar mi hipótesis del motivo...



INTRUCCIONES DE LA CRÍTICA

1)
Si crees que esto no es una crítica, cámbiale el nombre. Si crees que toda crítica debe ser absolutamente objetiva, deja de leer aquí mismo. (Todo pensamiento humano, con excepción, tal vez de una expresión matemática, es subjetivo por definición).

2)
Si crees que al no haber objetividad por definición en ninguna crítica, estas nunca podrán estar bien sustentadas con argumentos, entonces sigue deambulando por el mundo sin pensamiento crítico. Disney, las religiones, muchos partidos políticos y muchas otras compañías te lo agradecerán. 

2)
ATENCIÓN: Contiene spoilers de casi todos los episodios de Star Wars hasta 2015.

3)
Si después de leer todo lo que viene a continuación, el lector/la lectora se dice a sí mismo/a "Para mí esos problemas que presenta Arnau sólo serán posibles de criticar tras ver un todo", y si ese todo es más que los Episodios IV V, VI y VII, no intentes discutir conmigo, pues, para mi no lo es. Considero que Episodio VII, se debe entender con el VII aisladamente, no tiene por qué explícitamente relacionarse con el Episodio VI, siempre que se realice sabiendo que Episodio VI sucedió y puede presentar cosas clave para descubrir más tarde, pero la película no puede convertirse en buena por la VIII, si no es porque la VIII vaya a resultar todavía peor.

Pues la tomadura de pelo de Star Wars Episodio VII, es solo mayor si me intentan convencer que para hacer la crítica hay que pagar unos 12 euros más y esperar al 2020 para estar 4 horas más delante de una sala con los dedos cruzados para que no nos siente peor la secuela...


5)
Obviamente no me gustó Star Wars Episodio VII. Si solo quisiera dejar esa sentencia clara, la entrada acabaría aquí. Lo que voy a intentar es convencer, al que no lo ve así, que Star Wars Episodio VII es un producto sin un ápice de esfuerzo creativo que aprovecha la MARCA Star Wars para atraer un interés inicial al espectador en general mucho mayor que el interés que le queda tan solo tras los primeros minutos de película.

6)
He escrito una introducción previa a la crítica para explicar, bajo mi punto de vista, las causas por las que el proyecto Episodio VII resultó en eso. Para ello tendré que hablar previamente de los anteriores episodios. Esta parte de la precrítica es una hipótesis que asumo puede ser absolutamente descabellada.

Lo siguiente, la crítica en sí, no la asumo como descabellada.



Espero que con esto, quienes no pudieron disfrutar de Star Wars Episodios I, II, III y VII, disfruten al menos de la crítica desordenada de Star Wars Episodios I, II, III y VII que he plasmado aquí. Siento el desorden que encontrareis y al mismo tiempo espero que lo entendais al daros cuenta de que no hay forma humana de ordenar una crítica de algo que no tiene ningún sustento, solo económico, paradójicamente..., y solo por el momento...


Datos sacados de Filmaffinity:


Star Wars. Episodio   IV:  Una nueva esperanza 7,9
Star Wars. Episodio    V:  El imperio contraataca 8,1
Star Wars. Episodio  VI:  El retorno del Jedi 7,9
Star Wars. Episodio     I:  La amenaza fantasma 6,2
Star Wars. Episodio    II:  El ataque de los clones 6,3
Star Wars. Episodio  III:  La venganza de los Sith 7,1
Star Wars. Episodio VII:  El despertar de la Fuerza 7,2  .... 7,1 ... 7,0 ... 6,9

Pues sí, concuerdo mucho con esas puntuaciones. Episodio VII es en resumidas cuentas solo mejor que todas las películas de la primera trilogía excepto Episodio III, pero con varias pegas: Solo es una mera copia, es ya un mal precedente del futuro que se abre y era tan rematadamente complicado hacerlo tan mal como de arreglarlo en los siguientes episodios.

Pero empecemos:

¿Por qué las historias reflejadas dentro de muchos videojuegos superan en calidad con mucho a las películas basadas en ellos? Un enigma de finales de siglo XX y de inicios del siglo XXI. ¿Evolución, tal vez?
¿Por qué el cuento de cenicienta de "El destino de Júpiter" es más agradable de ver, llama más la atención, confunde menos, es más original y entretiene más que una película de "Star Wars" de última generación?, ¿qué ha pasado para que una de "Tomb Raider" tenga más cuerpo que la última de "Indiana Jones" (4)?

¿Dónde están quienes trabajan bien en las series? 

A esto último le encontré respuesta: pues en las series, obviamente.

De la película "Prometheus", de "Wing Commander" (tremendo pufo), de "X-men 3", de "Parque Jurásico III" de "Indiana Jones 4" de "Spiderman" (cualquier adaptación al cine, la verdad) y de otras docenas de películas de ciencia ficción-aventuras-fantasía ya paso. Pero el que "en el siglo XXI siempre habrá negocio eches lo que le eches al público siempre que venga bien empaquetado" llegase a Star Wars ya me mosqueó un poco tirando a bastante durante los Episodios I, II y III, y ahora ya me turba con el mareo de, "y ahora vas y lo arreglas", del episodio VII, hasta el punto de considerar no dejarme seducir por la siguiente cita de Abrams o del director que le suceda. Creíamos que el problema era de George Lucas que ya se había abandonado, como otros muchos directores que vieron que el esfuerzo ya no era requisito ninguno para llevar una película al éxito, pero subestimamos la cabeza loca del co-creador de "Perdidos" que ya estaba perdido desde hacía tiempo y que era capaz de perderse intencionadamente, perder a los actores y perder al público, incluso pese a, o precisamente por haber elegido un argumento ya filmado anteriormente. Da la sensación de que decide hacer este remake-continuación porque él mismo tiene miedo de la perdición absoluta que podría suponer que decidiese crear algo original...
Aunque puede que haya sido un miedo absurdo, pues la segunda opción podría haber salvado a Star Wars de la puñalada que le asestó...

El quid de la cuestión está plasmado en la expresión "remake-continuación". Una copia que a su vez es la continuación de lo copiado (si, es tan surrealista como lo de la indemnización en diferido de Cospedal y claro, dio resultados similares en cuanto a las reacciones argumentadas de los espectadores) con muy poco tiempo para explicar cosas que de todos modos se intentan explicar. Y sin embargo con buenos resultados de negocio al tener público asegurado. Aunque un negocio muy arriesgado si se quiere prolongarlo y que ese público continúe siendo fiel a la saga..., arriesgándose a ser de nuevo engañado.

Pero antes de nada, déjenme decir que este tráiler de Star Wars: Episodio VII es espléndido. Lo cual contrasta con la opinión que tengo de la película a la que se refiere, desastre que se empezaba a oler con la aparición de otros tráilers de la misma... 

Algo que saldrá aquí muy a menudo será lo de, ¿en un planeta puede suceder tal cosa? Vale, pero entonces dado A, entonces B también, por lógica. Si A sucede y Ganma también, lo interpretaré como: entonces estamos en un todo vale a gran escala y al mismo tiempo. E independientemente de que eso sea asumible por un postdoc en física en extremas circunstancias, lo veré como lo que es: desidia. No todo lo que vale en física es interesante en una historia.

-No es que resulta que todo el oxígeno de la sala se pudo haber acumulado en una esquina, y por eso murió de asfixia

-¿Se acumuló en una esquina?

-Sí, la física nos dice que la probabilidad de que eso ocurra es cercana a cero, pero nunca cero absoluto

-Ya. Lo que pasa es que el director es un negado y se le olvidó el asesino. Apaga la tele, venga. Que no estoy para cuentos...


Pero ya aviso, seguramente estas incongruencias de lógica van a ser las que más citen como argumentos inválidos quienes defenderán Episodio VII, y al mismo tiempo serán las críticas de Episodio VII menos importantes en esta entrada, pero que también deben ser indicadas.
  

Bueno, como serie de películas es importante tener en cuenta que la valoración de cualquiera de ellas tiene que ser juzgada como una pieza que debe encajar con las demás y con el contexto que cada una de ellas crea. Siendo por lo tanto una primera película de la continuación abierta de una saga, una pieza CLAVE que puede determinar la ruina del argumento que le continuará. 

A mi modo de ver, Star Wars episodio VII es una chapuza argumental, de guión, de ritmo, de actuación, de credibilidad (porque esto no es solo posible, sino indispensable hasta en películas de fantasía) y de conexión estructural intra episodio e inter episodio. Y cada error fue llevando al otro provocando una reacción en cadena. 

La chapuza argumental tuvo quizás un origen provocado por la intención de ganar dinero fácil copiando un argumento más que manido dentro del universo Star Wars pero con la necesidad (supongo que con la intención vana de contentar a algún fan) de presentar de nuevo a viejos personajes y presentar nuevos personajes al mismo tiempo que se presentan ellos mismos entre ellos. Esto provocó falta de tiempo, lo que conllevó a no poder explicar en qué galaxia estábamos y a un  nefasto guión tomando en consideración que se trata de una película en la que Han Solo está presente, si bien, el guión es mejor que en los Episodios I, II y III, pero no mucho mejor. Por otra parte también provocó la ausencia de un ritmo mínimamente sostenible en el que el espectador pudiera estar a gusto para introducirse en lo que estaba pasando sin un desconcierto constante. Todo esto conllevó a errores de actuación y en conjunto de credibilidad y de conexión estructural. En realidad el cúmulo de errores fue superponiéndose sin fin hasta que aquello se convirtió en una parodia de Star Wars en un episodio de la trama troncal de Star Wars, es decir, un auténtico despropósito. Parodiar Star Wars está bien, pero parodiarlo en Star Wars es una vuelta de tuerca con penosos resultados, y de esto hay muchos ejemplos a lo largo de toda la cinta.

La película es frenética, aunque también hay pausas enormes en momentos absolutamente arbitrarios. No hay siquiera una continuidad lógica en el ritmo de la propia película. Todo parece hecho de forma totalmente improvisada. Aparentemente esto podría ayudar a despistar al espectador de modo que no se diese cuenta de lo difícil que es encontrar un sentido a la idea presentada. Y sí, lo despista pero porque se da cuenta de que efectivamente, si lo piensa un poquito, nada de lo contado tiene sentido. De todos modos tampoco parece que el director haya elegido ese ritmo para tales propósitos de por sí inalcanzables.
Parece que  todo el fiasco se debe a lo frenética que es la película pero, ¿por qué es tan frenética? Parece como si Abrams quisiera que llegase la escena de la lucha de las espadas luz lo antes posible, y entonces va contando una historia a trompicones sin fijarse en lo que está contando y parándose a sí mismo en una taberna con una no-jedi pero con percepción Jedi que a nadie le interesa hasta aburrir, solo porque él mismo está asustado con la velocidad que le está dando a la película.

En otros Star Wars, las pausas permitían que te introdujeras en el nuevo ambiente o combinaban la pausa de Dagobah con la frenética persecución del Halcón Milenario jugando expléndidamente con los ritmos de la música. Era hasta armonioso, como un ópera cinematográfica y permitía al espectador estar cada vez más metido e intrigado sobre lo que le estaban contando. En la de Abrams, las pausas permiten que muchos espectadores tengan tiempo para poner cara de sapo y decirse: "¿¡Pero que me están contando!?" Si me decís que no os sentísteis así, dejadme prejuzgar que mentís descaradamente.  
  
Aquí voy a intentar describir lo que considero que sucedió con este proyecto explicando al mismo tiempo por qué el producto resultó como resultó, dejando implícitamente clara mi impresión acerca de la calidad del resultado, si es que no lo está ya.

Y me voy a remontar un poco más al inicio de todo. Porque, como todo, esto viene de "hace mucho tiempo..." 
En lugar de tratar de continuar la saga iniciada por él, George Lucas se dedicó a cometer el error de mostrarnos las miserias que llevó a un niño angelical y luego enamorado a decidir por una rabieta de preadolescente, cambiar su juicio radicalmente en los escasos 3 segundos que llevaría a Mace Windu a acabar con el Senador Palpatine, para claudicar al lado oscuro en formato Darth Vader, por unas cuantas décadas hasta los 5 minutos antes de su muerte. El Universo en manos de una rabieta de un preadolescente y de un gungan tontolaba. Puede que esto sea muy realista, no os confundáis. Creo que tenemos muchas pruebas de que nuestro propio mundo está en manos de la estupidez más asombrosa. Pero aún así, es precisamente lo nunca esperable y/o deseable tras ver del episodio IV al VI para darle una razón histórica de "Wars" a las palabras "Star Wars" y al espectador de una saga no es que haya que darle lo que quiere, pero por encima de todo jamás hay que darle lo que definitivamente NO quiere por convencimiento propio.
Además, estamos ante una fantasía y esto se debería haber aprovechado para hacer de la evolución de la política, guerra y economía de la galaxia un asunto determinado por fuerzas más elegantes y románticas que la de las decisiones esporádicas de un Homer Simpson rosa con aletas. Después de todo, Star Wars con o sin intención, es una ópera cinematográfica antes que nada. Buena o mala, que gusta o disgusta, pero ópera al fin y al cabo. Aunque esto es muy personal. A lo mejor a otras personas les parece bien mostrar en Star Wars que las razones por las que toda una civilización se puede ir al traste pueden encontrarse en la estupidez de un solo energúmeno con falta de miras de presumida ridícula importancia en el Universo, del mismo modo que "El Señor de los Anillos" muestra que la solución a un desastre universal puede también estar en manos de personajillos de una inicialmente dudosa trascendencia. Así que a Jar Jar Binks no le toco más las orejas...

Pero a mi entender, la decisión de hacer esta primera trilogía en los primeros años del siglo XXI fue un error, sobre todo teniendo en buena forma a Mark Hamill, Harrison Ford y a Carrie Fisher y a los fans preparados para más de lo siguiente a Episodio VI. 

Aún así, una vez convencidos de que ibamos a ver lo que se nos narraba de esas guerras clon en "Una nueva Esperanza", fuimos testigos del penoso resultado, al menos bajo mi punto de vista. Y vale, puede que tenga que ver con las expectativas, pero por lógica, estas fueron también responsabilidad de George Lucas, al menos en parte, digo yo, ¿no?

La historia central de la I, la II y la III no se sostiene dado que el personaje, las reacciones, los sentimientos y el guión de Anakin Skywalker no tienen sentido alguno en ninguna de ellas, ni siquiera en un treceañero confundido. Lo que rodea a Anakin es, si cabe, más penoso en muchos casos, y solo se salva Obi Wan Kenobi (otros se salvaron por los pocos pelos que le quedaban y mejoraron como el vino en el húmedo Dagobah). Esto es así hasta el punto de que si se considera que la trilogía está pensada para narrar la historia de Obi Wan Kenobi, uno se olvida un poco de todo lo demás y esta mejora sustancialmente (también ayuda a ello la actuación de Ewan McGregor, por supuesto). El caso es que todo lo que rodea a Obi Wan Kenobi se resume en aburrido, más aburrido cuánto más recuerda uno la diversión de la trilogía original. Si bien, la historia necesita forzosamente alejarse del western espacial al que nos tenían acostumbrados, el aburrimiento no era imprescindible, ni mucho menos. Y este desaparece para nuestro alivio durante la última media hora del episodio III, cosa que considero casi inevitable por lo que quedaba por contar para enlazar con el episodio IV.

Bien. Después de toda esta aventura evitable quedaron muy malos precedentes no superados ni siquiera por esos últimos 30 minutos de "La venganza de los Sith" que pudieron haber sido remediados por George Lucas al retomar Episodio VII con mejor criterio en su momento, con los héroes aún en fresco (y si era necesario que cedieran la antorcha a unos nuevos pues tendrían tiempo suficiente para ello), ¿por qué no? Tal vez, alguien descansado podría admitir sus errores y retornar a sus propios orígenes con la lección aprendida, sin remordimientos de conciencia pero con ganas de hacerlo bien (lo que implicaría la ausencia absoluta de cualquier ocurrencia redundante relacionada con una tercera estrella de la muerte) y con ganas de jugar con el personaje estrella de Star Wars, el aparentemente imperecedero e inmejorable icono de los westerns galácticos, y por ello tantas veces copiado en las historias de aventuras de ciencia ficción o de fantasía (véase Serenity); el anterior Han Solo (sí, el anterior). Pero tal cosa no pasó, y las plagas en Star Wars se sucedieron de una forma distinta pero tal vez con peores consecuencias que con la trilogía del niño diabólico.

Y es que comenzaron con un error clásico, la elección del creador de una de las más mediocres series modernas de mayor fama, más larga, menos interesante y más decepcionante para sus seguidores (por lo que tengo entendido): "Lost". 
El título de Lost explica cada uno de sus episodios, su final y el significado de la propia serie: Dinero sin el más mínimo esfuerzo creativo. Y es lo único bien elegido de la serie, porque lo demás no tiene mucha razón de ser. ¿Qué es lo que se puede hacer con un director que se pierde él mismo en su propia serie y que no sabe apañárselas para cerrarla ni aunque lo pretendiese? Pues cualquier experimento con una nueva forma de mostrar Star Trek, pero por supuesto, no dejarle tocar el futuro cronológico de una saga de Star Wars cuya precuela la toleró el público porque no cambia la estructura de la original y por lo tanto puede olvidarse o guardarse en el baúl de los recuerdos.

Pero no, se puso a dirigir Star Wars Episodio VII. La franquicia de Star Wars ya estaba en manos de Disney con lo que la situación en la que se encontraban estaba clara: Habían gastado una fortuna que debía reembolsarse con creces y a toda prisa y tenían toda la libertad para hacerlo por lo que podían dejar de lado cualquier cosa de Star Wars que no estuviera ya filmada por Lucas Films. Así que había un mal comienzo (libertad total pero ganas de hacer guiños a los fans) que se asentaba sobre un mal precedente que no se quería repetir (Episodios I, II y III) para continuar el futuro cronológico de la trama principal de la saga original de Star Wars, una saga muy entretenida a la que no le sobraban ni le faltaban demasiadas cosas, pese al tema de los ewoks (que hay a quien le disgustó por verlo como la excusa de marketing y merchandising facilón para público muy joven. Disgusto que quedó tapado por un Jar Jar Binks causante de una rápida y fulminante entrega del parlamento galáctico al Imperio gracias a su corta inteligencia de pescado fuera del agua por demasiado tiempo, ya digo, esto último, según mi crieterio, fue decepcionante). 

Por lo que, ¿qué debió pensar Abrams?: "No vamos a pensar en nuevas ideas y así evitaremos los errores de los episodios I, II y III". Ese es sin duda uno de los peores propósitos para una película de fantasía y ya no digamos para una historia de Star Wars que está por contar y que no tiene más límite que el de garantizar para siempre el llenado de las taquillas. "Vamos a hacer un remake, pero ocultaremos que es un remake usando antiguos personajes de la película que se usará para hacer el remake, y de este modo contentaremos a los fans que quieren seguir viendo a los personajes de antes, independientemente de lo que digan, lo que hagan..., y cómo actúen". Sin duda, una ocurrencia muy propia de personajes como Jar Jar Binks. Un conglomerado de despropósitos con la guinda final de contentar a los fans, como si el director no tuviese la más mínima intención de hacer algo por él mismo si no es perder a los espectadores pero esta vez por el espacio. No voy a decir que no se ahorró trabajo y que los espectadores acudirían en masa una y otra vez. El negocio era redondo, daba igual lo que ofreciera, esa película iba a arrasar en taquilla, incluso el negocio puede que no pierda fuerza en ninguna medida en las siguientes (cosa que está por ver). Pero de ser así, es una pena y una decepción irreparable que no se hayan arriesgado con algo con lo que habría absoluta garantía de éxito.

Otro problema que seguramente quiso resolver fue, "pero a ver, aquí no vamos a cometer el error de cansar al espectador con escenas aburridas que se alarguen en el tiempo como ocurrió en las precuelas, así que va a haber acción. Será trepidante".
 Pero para hacer una NUEVA Nueva Esperanza era necesario partir de una galaxia en la que el mal estaba luchando contra el bien. En resumidas cuentas era una galaxia en la que el mal tenía fuerza, bastante fuerza, si consideramos su contundente e indudable derrota en el Retorno del Jedi, por lo que la nueva nueva República era en realidad... ¿la resistencia? y el mal que había resurgido lo llamaban... ¿la nueva orden?, ¿quién es el que resurge o despierta entonces? Da la sensación de que resurge la fuerza en una resistencia como la rebelión y no el lado oscuro en una galaxia dominada por una República, ¿y esos cambios a peor desde el Retorno del Jedi sucedieron en tan solo 30 años tras la derrota del Imperio? Vale, 30 años, hay que tragárselo, porque es lo que dicen, no por otra cosa. Pero ya tenemos un nmal trago desde el primer minuto... Así que, independientemente del tiempo pasado, ¿dónde están las 2 horas en las que se habla de cómo el optimismo del "Retorno del Jedi" desemboca en la pésima situación de "El despertar de la fuerza"? ¿No da la sensación a cada minuto que pasa que falta un episodio entero que ayude a explicar cómo se van desenvolviendo las cosas en la galaxia con un pelín de calma?

Pero hete aquí que Abrams tiene un truco, "vamos a explicarle lo que pasa al espectador con diáloogos y como no hay tiempo, tienen que ser directos, concisos y entre dos para pasar el mal trago lo más rápido posible". Traducido: con diálogos de besugos. Y entonces nos encontramos con la perla de explicación a dos bandas de la parejita Han Solo y Leia diciéndose uno al otro lo que les ha pasado a cada uno. Si os fijais, la cara de Leia está casi diciendo, sí cariño, ya sé todo eso que me estás diciendo, y Han le respondería, concho Leia, déjame que te lo repita que en la sala hay gente menuda a la que hay que mascárselo, o eso cree Abrams... Alguien dirá, "es cosa del doblaje, que es malo. El guión está bien." Anda que como me entere de que la versión original también es así...
Pero vamos a ver, esa escena es tan simple de arreglarla como quitándole toda la conversación. Ninguna pareja se describe a sí misma para gusto del espectador sobre cosas que ambos ya saben... y que ambos saben que ambos saben. Es tan, tan, tan artificial y fuera del sentido común que ni siquiera se hace en el teatro..., el cual, en la mayoría de las ocasiones consiste en una exageración irreal de diálogos que nadie dirá en la vida real ni loco.

Y es que ni siquiera ninguno de los dos le pregunta al otro dónde estuvo para que el otro le responda dónde estuvo, sino que se lo dicen mutuamente directamente dejando claro a todo el mundo que ellos ya lo saben. Y se lo dicen a la cámara como creyendo que a alguien le iba a importar por qué no se vieron durante tanto tiempo.
  
-Hicimos lo que pudimos... 
-...
-Ambos tuvimos que afrontarlo a nuestra manera. Yo volví a lo que siempre se me dio bien...
-También yo...

Esto es una conversación de besugos de libro. A ver, que hay otros modos de contar las cosas. No es necesario contarse mutuamente lo que ambos en la misma conversación saben de sobra. Pero claro, no hay tiempo en una película de 2 horas de contar ligeramente lo que pasó (lo poco que se dedican a contar) de forma más elegante.  
 
Es como si se pusieran a decir:

-Desde que te conozco yo era más alto que tu
-Y yo más baja que tu. Por cierto, trae al niño cuando puedas, que es de lo que iba la conversación. Lo otro es solo para que los que echan de menos una historia que conecte Episodio VI con el VII tengan su resúmen de 15 segundos por cortesía de Disney.


(Por cierto, tenía más posibilidades Leia de traerse al niño por presentar algún gen Jedi, pero no estaba tan loca, supongo, para arriesgarse. Quería vivir más..., digo, tenía que organizar aquel plan sin plan en aquella base de un planeta tan importante que ni tan siquiera tiene nombre ni código de barras, y aunque lo tuviera no tendrían tiempo de mencionarlo. Además, tenía que ir Han Solo. Intuyo que Harrison Ford estaba ansioso por bajarse de aquel circo).   
  



Retomando..., que Abrams hasta hace que se pierda el que critica su obra... Habiendo fusionado 5 horas de 2 posibles episodios en uno solo y con una historia mal elegida y poco original, al ser un remake del episodio IV, con lo que el espectador se topa es con una galaxia en una situación absolutamente desconcertante desde el primer minuto de película y empieza a recordar "Lost" y su mal camino... 

Tal vez, intentando parchear las dudas del tipo del DOBLEPNESAR, (¿hay una República Galáctica o son en realidad un grupo de pobres revolucionarios que se resisten malamente a una Nueva Orden que impone sin papeles sus leyes por la galaxia?), a Abrams se le ocurre poner en práctica desde el minuto dos su plan frenético del desenfreno. La cadena de despropósitos continúa incrementándose cual bola de nieve cayendo por una ladera nevada.

Pero tal vez el resultado fue todavía más trepidante si cabe de lo que pretendía inicialmente, porque resulta que hacer una nueva nueva esperanza introduciendo personajes nuevos que conocen a personajes antiguos y que tienen que ser convencidos de que todo lo que los mitos dicen que pasó son ciertos, (aquí para eso usamos wikipedia pero en esa galaxia tan lejana, 3 décadas son suficientes como para que el conocimiento histórico se volatilice con o sin Imperio Galáctico) y añadiendo guiños esporádicos, (algunos bien logrados pero que no están en la parodia adecuada), deja solo el tiempo suficiente como para que el encuentro de Leia con Han Solo se solucione con un breve diálogo de besugos sobre la cazadora de este último y poco más (que una vez creí yo que era una pesadilla esporádica y que no estaba en la película, lo digo en serio) y que mencionen por encima algo sobre su hijo. ¡Ah, pero es que además de haberse cambiado de cazadora, Han tiene un hijo con Leia!, ah, vale...  

La desenfrenada velocidad de la película se ve claramente reflejada tanto en los diálogos de metralleta como en las escenas de acción, o sea las escenas, porque cuando los personajes no hablan están en plena acción, y cuando conversan lo hacen también mientras están en plena acción (a no ser que tengan que explicar directamente algo innecesario al espectador, entonces se toman un ridículo descanso). Uno se da cuenta de esto cuando repasamos la película mentalmente y no nos hemos quedado con el nombre de casi ningún personaje que no hubiese aparecido en la saga original (no vale ver la película más de una vez ni ayudarse de los medios de distribución del marketing masivo que sin duda Disney necesita en este caso). Casi da la sensación de que nadie nuevo tiene nombre y si lo tiene es una sílaba cualquiera que parece haber sido elegida al azar y lo más rápido posible, lo cual es representativo de la importancia que le da la peli a los personajes y actores frente a la importancia que le da el conseguir el dinero que sea, ya. Eso es aplicable a casi todo personaje nuevo excepto a un robot bien logrado (lo bueno hay que decirlo también) y un personaje principal al que, para aclarar que es principal, un personaje secundario (con el mismo papel que el que Leia tenía durante los primeros 20 minutos del episodio IV) le pone un nombre en medio de la película que este acepta con una alegría inusitada por convertirse de pronto en un alguien. Sin embargo, con o sin nombre, el stormtrooper que vio la luz parece un personaje tan secundario que si no apareciese en la película no pasaría absolutamente nada malo... Ah, vale, liberó al señor que hizo de la nueva Leia y le dió a a algún Tie Fighter alguna vez. Y por ello es que originalmente el chaval no tenía ni nombre al principio. Vamos que cualquier robot dorado tiene un papel fundamental en Star Wars VII en comparación con el indeciso soldado de asalto con dudas existenciales. 

Tres de los protagonistas no se acaban de creer que a las nuevas tropas del Nuevo Imperio rebelde opresor de la resistencia republicana les gusté bailar la macarena. Al tener un arma en mano, el soldado de su izquierda sigue el ritmo con el dedo. O eso, o hasta el soldado-héroe renegado sin nombre está alucinado con la pifia de continuación del Retrono del Jedi.


No digo yo que luego le caiga un papel principal en el episodio VIII, tal vez solo porque el respectivo director de la siguiente se puede dar cuenta de que o aprende a usar la fuerza o tiene que despedir al actor para la próxima pero, ¿tanto tiempo para introducirnos un futuro personaje principal y tan poco para aclararnos sin despistarnos qué ocurrió tras el Retorno del Jedi para que las cosas estuvieran peor que en el Imperio Contraataca? Que puede suceder, vale. Me lo tragaría con reservas. Pero es que al no explicarlo ofrecen al espectador la idea de que simplemente en el Episodio VII la galaxia es tan parecida al IV por...,  no sé, simple desidia, falta de imaginación y ganas de ganar dinero fácil copiando en el examen, y copiando mal, con faltas de ortografía...  

Hay una falta absoluta de prioridades o sencillamente no hay ningún plan en este episodio, y esto asusta para lo que nos puede esperar en las siguientes. Creo que para retomar Star Wars después de tanto tiempo el no tener nada claro, un plan, un proyecto o una idea propia que no sea copiar (pero hablo de calcomanías mal trazadas) la idea de un episodio de Star Wars anterior es un camino a ningún sitio, o a un acantilado. En cuanto a la muerte de Han, bueno, es la mejor idea de la película, pero no creo siquiera que fuese una idea original del director. Me da la sensación de que fue una idea de Harrison Ford. George debió haber vendido Star Wars junto a Han, Leia y Skywalker en un pack, y de ahí no se podrían escapar. Pero tras leer la idea de la peli Harri tal vez dijera "Yo, hasta ahí y me bajo..." Hamil hizo mejor, diría: "Na, yo en esta no quiero ni hablar..." La muerte de Han Solo produce sorpresa, hasta cierto punto, porque no ves nada alternativo a la muerte del personaje si este se topa solo con su propio hijo aprendiz de Sith que está pensado para sustituir al anterior quebradero de cabeza de la familia Skywalker, quebradero de cabeza que parece presentar transmisión genética ligada al sexo. 

Ahora bien, es muy resaltable el hecho de que el shok emocional que puede causar la muerte de Solo en el espectador se desvanezca tan rápidamente, y que el asunto no afecte casi nada a su amigo Chewaka o a su mujer Leia. No hay funeral final que era ya la marca de George Lucas, ¿precisamente porque era la marca de George Lucas?, ¿porque querían marcar un sello que el espectador pudiera interpretar como un Disneysello? Aunque fuese por una declaración de independencia, que no creatividad, se han cargado el motivo para darle un mínimo indispensable de carga sentimental en dónde era casi obligatorio hacerlo. Pero claro, recordemos que hacer Star Wars Episodio VII y VIII en una VII corta, no deja tiempo ni a funerales ni a sentimentalismos. Así que tiremos a Han Solo por la borda y no recupereos el cuerpo. Mucho mejor para los palomito-fans más simplistas, ¿no? Pero sí da tiempo a la subida de una colina para dejar claro que es tan alta como el monte del destino y que por eso Luke vive en su cima, y a la entrega que no termina en este episodio pero que se alarga en el tiempo hasta aburrir de un sable luz a su antiguo portador. Parece como si le preguntaran a Luke: "¿vas a colaborar en retomar Episodio VIII y subir al menos un porquito el listón o el reto lo ves inalcanzable para tus poderes Jedi?"

Bueno, a rebobinar. Entonces, ¿cómo se hace una nueva nueva esperanza? Un robot con información presuntamente crucial para encontrar algo presuntamente crucial para ganar a la Nueva Orden (Imperio) y así conseguir alcanzar una nueva nueva nueva República, mejor que la nueva nueva República en la que la muchacha (el nuevo Luke) ya no tiene ni granja y vive comiendo lo que canjea por las chatarras que consigue en un planeta que parece un Tatooine en crisis económica (si eso es factible), puede que con menos soles pero con la misma fisionomía y el malo (ahora aparentemente menos convencido, pero solo aparentemente) es tan poderoso que es capaz de frenar balas bláster pero un desastre a la hora de matar a una muy pobre aficionada neófita de la fuerza que ni siquiera ha tenido maestro. Y sí, también hay una tercera estrella de la muerte, pero ¡epa!, que no se engañe la gente, esta vez es otra cosa, es una estrella de la muerte más grande y construída en un planeta con un ecosistema natural. Tan jocoso es el detalle de la diferencia de tamaño que queriendo definir diferencias con el Episodio IV dicen por ahí: "-Otra estrella de la muerte -Ojalá fuera ese el caso, mayor." Y entonces nos obsequian con la diferencia de tamaños y luego hasta Han se mete en la comedia diciendo una especie de "-De acuerdo, es enorme" con una mueca... Vuelvo a repetir, las parodias de Star Wars están guays en películas independientes, en aventuras de juegos de rol etc..., pero que aparezcan en el propio eje de las historias principales de las películas de Star Wars es muy triste". 

Pero, ¿por qué aparecen ahí? Pues el sentido (bajo mi prisma) es algo así como decirle al espectador que "sí, vale, hemos calcado la Nueva esperanza de Lucas, pero ¿qué más dá? La vida es una broma, y todo este circo es una broma. Si no quieres divertirte con nosotros pues nos divertiremos nosotros contigo, que ya has pagado la entrada". Bueno, pues a ver si la broma se vuelve contra ellos al decir el espectador: "pues mira, divertíos con otro. Hasta aquí." Pero claro, Abrams creyó saber que hay mucho zumbado fan incondicional. Disney va a usar otro director para la próxima, o sea que a lo mejor Abrams iba demasiado sobrado con sus conjeturas.

El planeta de la muerte más grande que las dos estrellas de la primera saga es un engendro ideológico que merece un capítulo aparte para analizarla, independientemente, ya digo, de que forma parte de un ambiente de fantasía. Resulta que el planeta  puede absorber la energía de un sol para hacerlo desaparecer, pero no ataca así los sistemas solares, no. Como a veces es necesario destruir unos planetas y otros no, de un mismo sistema solar, el engendro de la muerte debe usar esa energía de un sol cualquiera (daño colateral, lo llamaremos) para canalizar la energía destructiva a los lugares dónde se encuentran los planetas objetivo y  desintegrarlos. Claro que para ello el engendro puede estar a 500 años luz de distancia como poco y como Abrams es listo dice "no voy a dejar entender a los fans que hay sistemas solares que se encuentran a menos de 1 día luz el uno del otro, así que voy a hacer que alguien diga de refilón que el disparo lo hacen con tecnología hiperluz" Lo de refilón es muy importante porque el director se encontró con que no tenía tiempo en esas 2 horas para llevar a cabo la copia de episodio IV que tenía en mente, con las complicaciones forzosas consecuencia de que tenía que ser además una continuación de la VI. Un momento, hemos visto una especie de escala real que determina la distancia-tamaño del sol que se traga ela no-estrella de la muerte y la no-estrella de la muerte con una atmósfera de una temperatura inferior a los 6.000 ºC y no menionaré más que un sutil, ¿qué me estás contando?

Bueno, en la película pues, por lo que parece, un tal irreconocible Han Solo descubre por..., ¡¿primera vez en su vida!?, y eso que no se separa del wookie ni para mear, que el arma de Chewaka es cojonuda. Menos mal, porque casi muere antes de descubrirlo... Bien, puede suceder, es mejor que no suceda pero admito que puede suceder. Lo que no puede suceder es que ese mismo Han, en la misma escena y en un monólogo, sin discusión consigo mismo, (algo muy raro de ver en la realidad, en las películas de ciencia ficción y en las de fantasía), se niegue a ayudar al nuevo Luke, diciéndole a Chewie que les metiera en una cápsula a los dos nuevos y luego decida que la mejor decisión es ayudarles, pero no por dinero, sino por..., qué se yo... (es que era un "no, si, bueno, vale sí" porque recordemos; no había tiempo, excepto, por lo que parece, para un sermón que no viene a cuento e impropio de Han Solo entre medias, acerca de la fuerza. Sermón que Abrams se forzó a sí mismo a interponer dado que se le dio por dar a conocer un pasado remoto, de hace 3 décadas de nada, a unos nuevos héroes hambrientos que parece que no saben dónde se meten y parece que lo saben de sobra al mismo tiempo). Sí, no lo entiendo ni yo, pero es lo que pasa cuando dedicas tiempo a lo que no es relevante para excusar una situación que de por sí no tiene sentido por no haber hecho dos películas en vez de una para contar una historia que suena hasta a quien no vio nunca Star Wars IV. Yo la llamo "hacerse a sí mismo una trampa argumentativa". Aunque en este caso, el director forma un bucle en espiral de trampas argumentativas...

La cosa es que Han, de vez en cuando, tiene frasecillas muy curiosas que no sé si son guiños de complaciencia con los espectadores que el guinista  sabe que se quedarán disgustados o que deja caer para que esos espectadores tengan la eterna duda de si esas frases tienen doble sentido. A esas frasecillas, el espectador debería continuarlas con un "-ya te digo..." 

-No es así como esperaba que fuera el día- dice Harrison Ford una vez con un pago de su última aparición en Star Wars descomunal.
-Ni yo, la película- respondo sin palomitas que me alivien el mal trago...

Por otra parte, si os fijais, no dejan al espectador quejarse de la manía que tienen de volver a Tatooine II, planeta al que finalmente le descubrí nombre: Yaku. Porque... ¡Ya lo hacen ellos!

Es como si hicieras muy mal y rápido los deberes de física pero como no quieres esforzarte en hacerlos bien, vas y escribes el resultado erróneo junto con una frase que diga que manía tengo de equivocarme en los signos cando hago multiplicaciones... Esto..., NO COMENTS. ¿De dónde viene eso? Pes no sé, tal vez al ver que había sido un error presentar tantos planetas en Star Wars Episodio II aquí con ánimo de simplificar salen, vuelven, salen y quieren volver al mismo planeta. Y que todo suceda o en una nave o en tres planetillas de nada.  
  
Pues hablando del sermón: Así que el poco tiempo que pueden utilizar para dejarnos meter en la película, Abrams lo malgasta con historias de mitos que nadie conoce y que sí, que la fuerza existe, y que también hubo un Imperio y una rebelión. Pero bueno, ¿no era que más o menos sigue pasando lo mismo?, ¿no era que hay una Nueva Orden y una resistencia? Además, que dos pipiolos tengan que ser convencidos de que la fuerza existe por el originalmente incrédulo Han Solo puede entenderse. Pero la escena, como casi todas es muy forzada, Han Solo no se dirige a la nueva Luke y al atormentado, alegre y rabioso según le da al guionista, del Stormtrooper. Han Solo mira hacia algún lado del Halcón Milenario que nunca había visto para dirigirse, sí, ¡¡¡a los nuevos espectadores del primer Star Wars de su vida!!! ¿Puede haber algo tan burdamente buscado y forzado al mismo tiempo en Hollywood?, vale sí, puede haberlo... ¿Pero es eso un alivio acaso?

El problema no está en que la personalidad de Han Solo haya cambiado. El problema está en que por alguna razón, durante toda la película, el director está excusando el cambio de personalidad de Han Solo, haciendo que el cambio de personalidad de Han Solo sea inverosimil.

En fantasía no todo es posible. Solo lo que la respectiva historia fantástica permite que lo sea. Nada nos indica que los rayos de la Estrella de la Muerte I y II destruyan por energía térmica por lo que no hay razón para preguntarse si una estructura puede generar esos rayos ultradestructores sin que ello suponga su propia destrucción. Algo distinto pasa con la Estrella de la Muerte III. En este caso, sin embargo, no existen muchos argumentos para excusar que una estrella entera atraviese la atmósfera de un planeta durante horas sin derretir la nieve del planeta o el planeta entero. Si bien las incongruencias con la lógica básica están también presentes en la extraña gravedad hacia un lado determinado sobre la superficie interna de la babosa espacial Grendel en "El Imperio Contraataca", esto pasó como un detalle, tal vez causado por la limitación técnica de simular gravedad cero cuando se produjo la película y sin embargo, una estrella de la muerte III es un elemento de tal relevancia que las ocurrencias de su funcionamiento no quedan desapercibidas. Sea como sea, aún así, en comparación con la dejadez del trabajo en Episodio VII a todos los demás niveles, esto consiste solo en un simple desesperante detalle.

En una buena historia las cosas van ocurriendo y el espectador, poco a poco se va enterando de lo que le cuentan. Pero como en Episodio VII nada está claro por ser poco más que una mala copia en el peor de los contextos y Abrams debió tener un mal presentimiento, este se vio a veces obligado a explicar explícitamente ciertas cosas dirigiéndose directa y casi explícitamente al público para llevarlo a dónde él quería, que solo es atraerlos con "mirad, esto es Star Wars, para los que no lo sepáis" Como si un aficionado y primerizo en el ajedrez cualquiera te dijera cual es la buena jugada y cual no, y te diga jaque mate en dos movimientos antes de que tu le des el jaque mate de verdad. Un aficionado de ajedrez normalmente no da consejos, sino que sigue aprendiendo calladito o hablando y dando consejos de cosas que no sean ajedrez. Es decir, que esto fue un error garrafal, pero peor aún fue presentar Star Wars como lo que nunca fue. Yo no digo lo que fue pero sé lo que no fue. Y si quieren hacer un nuevo Star Wars, desde luego no pueden borrar a los personajes del Star Wars original, anulándolos y poniéndolos en un nuevo contexto no explicado que huele a contexto de Star Wars IV, no a una continuación de Vl. O un nuevo Star Wars o una continuación del Star Wars original. Pero no un nuevo Star Wars con personajes idénticos en aspecto y nombre pero con diferente memoria, actitud y un inconsistente cambio de personalidad mal explicado y directamente al público en un acto de cruda vergüenza ajena

Que Han Solo se diriga al público diciéndole que la Fuerza existe no es en absoluto propio de él. Puede creerse lo de la fuerza perfectamente, puede que su personaje hubiese cambiado, hubiese tenido un hijo con Leia, este hubiese sido atraído por el lado oscuro, eso hubiese dejado a Han Solo apesadumbrado etc., pero esto no se puede explicar en 2 horas mientras se explica toda la historia de un nuevo Episodio IV al mismo tiempo. Historia que por cierto, Abrams la pasa de puntillas porque sabe que la gente ya sabe de qué va el Episodio IV, incluso muhos de quienes no vieron Episodio IV. Es decir, si querían hacer una copia de Episodio IV, que ya digo, es una mala idea, necesitaban del Episodio VI y medio y aunque sea una copia, necesitaban desarrollarla, no decir; "bah, eso ya no lo digo porque la gente ya vio Episodio IV, así que lo dejo como obvio y me ahorro unos minutos con acción trepidante para que la gente olvide que no estoy creando nada ni haciendo el más mínimo esfuerzo por integrar al espectador en la historia".

Pero bueno aquí voy a añadir, que la cosa es aún peor, Episodio VII no es una copia calcada del Episodio IV solamente, porque además tiene añadido un mix de Episodio V pero sin un Yoda verdadero ni un final desalentador y esperanzador como ocurre en El Imperio Contraataca. Es como uno de esos cócteles con alcoholes, que al mezclarlos te hacen ir al baño...

La cadena de despropósitos dibuja una pescadilla que se muerde la cola a cada minuto de film. Y todo eso sucede porque al intentar ahorrarse la elaboración de una historia se ve forzado continuamente a poner parches a su copia. Y una copia parcheada queda al final como lo que es: una indecencia en la que no hay pruebas del mínimo esfuerzo de dirección y guión.  Ahora, dado que la obra resultó como resultó cuando quien la orquesta no se esfuerza, Disney le va diciendo;  "pues nada chaval, ahora te pones a esforzarte por darle bombo al producto. Y es por ello que en Abrams vemos el trabajo más elaborado de marchante de Feria que nunca hemos visto hasta ahora en ninguna película de Hollywood". Porque "nos puede llover lo que quieras, mientras también nos llueva dinero..."  
  
Pues, como íbamos diciendo, el caso es que para ayudarles, Han Solo les lleva a un lugar dónde encontrarían a un Yoda que habla bien pero que no sabe usar la fuerza (mira tu, aquí el tipo se pone original, justo en el detalle en dónde la copia mejoraría la calidad), quien les mostrará la forma de llegar a la República, la cual resultó que es en sí misma el sistema solar al que Han les lleva... ¿? Lo siento, esto puede que no lo haya entendido bien, y estoy seguro de que tampoco lo entendió Harrison Ford, quien creo que ya le da igual entender el sentido de las cosas o no entenderlo en sus películas. Pero de todos modos, si es así, no lo entiendo... Es decir, no entiendo como no lo entiendo. ¿Por qué lo hacen tan retorcido?, para que sea difícil de..., ¿entender? Sinceramente, ¿qué buscan con eso?, ¿marearnos?, ¿como a los que soportaron más de 2 capítulos de la serie Perdidos?, oh no..., ahí puede estar el error de nuevo..., el director.


Añadir que el mismo Abrams parece que deja la galaxia en manos de un desaparecido Skywalker, al que todos quieren volver a ver, por alguna razón que aún desconocemos, y que por lo visto decidió hacer voto de silencio en una isla bonita (al menos, Skywalker eligió mejor el planeta que Yoda porque quizás no pretendía llegar a los 900 años sino mantener un aspecto mínimamente bueno..., mmhhh... Yoda tuvo casi mayor éxito en eso al protegerse de los rayos UVA del sol...). Parece que Skywalker es el único que puede matar al hijo de Han Solo y a cualquier otro, sino, ¿por qué la intención de buscarlo a la desesperada desde el primer minuto?, ¿no era que había dado clases en la Academia Jedi a otros padawans más jóvenes y por lo tanto, con mayor vitalidad?

Es importante recalcar que algunos cuantos árboles del engendro de la muerte fueron destruidos como cortafuegos antes de absorber la energía del sol. Pero esta crítica no la desarrollo porque les doy el beneplácito de la duda al ser Star Wars, un mundo imaginario de fantasía. Aunque la física de una fantasía debería ser consistente, la que quieran pero consistente. Me refiero; ¿hacen ruido las cosas en el espacio?, bueno, como quieran, pero hacen ruido en cualquier lado del espacio..., vamos digo yo... Pues lo mismo; la física tampoco podría permitir que unos árboles de un planeta sean tan débiles que son destruidos durante el aterrizaje forzoso del Halcón Milenario mientras que los que no fueron directamente "tocados" por la energía canalizada del sol al interior del planeta no sufrieron na de na en el trauma planetario, como una desintegración inminente. Y no hablaré del calentamiento climático consecuencia de la recepción de un sol entero en un planeta. Hasta la fantasía debería moverse dentro del límite de la congruencia básica interna, pero esto admito que es algo discutible.
 
Y solo mencionaré que la alienígena del planeta verde de abrevadero es un personaje cuyo papel está cogido por pinzas, y..., ¿un soldado de asalto deja un arma bláster para usar un artilugio manualmente porque es fan de la lucha cuerpo a cuerpo?, ¿qué les pasa a los soldados de asalto últimamente? En fin, se pueden decir muchas más cosas como el hecho de que Han Solo, al no tener tiempo en el corto largometraje, en lugar de explicar un plan para acabar con el planeta de la muerte dice algo así como "tengo un plan, si os lo contara no os gustaría", o que el mudo Luke Skywalker se queda atontao cuando la nueva Luke le ofrece la espada láser, a quien se le cansa el brazo esperando infructuosamente a que el otro se lo acepte, mientras un dron revolotea a su alrededor mostrando como al menos Luke ha elegido mejor que Yoda su planeta de descanso... Pero bueno, hay que decir que puede que Hamil hubiese hecho el mejor papel de todos los actores en Episodio VII al quedar virgen del paso del espeluznante guión que todo lo arrasó. Es más, la de Luke es la única escena lo suficientemente lenta como para que ya puedas empezar a meterte en la película pero... oh, decepción, resulta que es el final... Tal vez, la escena de Luke sea lenta porque Abrams le dio tanta caña durante toda la película que al final de todo se dio cuenta de que le sobraban dos minutos enteros y se volvió loco con tanto tiempo en sus manos para crear su propia idea. Entonces dijo, "na, que lo rodee un dron y que su hija le ceda la espada", y ahí se quedaron, no se sabe muy bien a día de hoy si en esa escena intervienen actores o figuras de cera. Dado el coste por segundo que pediría Hamil, yo escogería el muñeco de cera. No sé, hay muchas formas de ver la escena, pero cada una lleva implícita una crítica destructiva a la película. Que cada uno elija la interpretación que le venga mejor.

Por cierto, si atravesar un escudo era cuestión de salir del hiperespacio en el momento oportuno, ¿deciden no ser suicidas en cuanto a la hiperluz en "El Retorno del Jedi" para no acabar la peli en media horita de nada? ¿o Han Solo decide ser suicida en el episodio VII porque ya estaba ansioso por liberarse de la carga del contrato? ¿O era porque entonces, Abrams tendría que pensar en desarrollar algo en su propia película y no estaba por la labor? Habrá que elegir la respuesta más simple porque será la más probable...

Al margen del desastre de la saga de los episodios del I al III de Star Wars, en mi opinión, claro, ¿por qué creo que el fiasco de Star Wars Episodio VII es menos perdonable? Pues porque Star Wars Episodio VII es un mal precedente de la continuación del cuerpo argumental de Star Wars y por lo tanto el mundo de Star Wars ya presenta una herida abierta con la que va tener que lidiar durante los siguientes pasos. Que los habrá, porque Disney va a explotar al máximo el producto que ha comprado sí o sí.    

Lo triste es que ya quede en el imaginario colectivo de Hollywood que los fans ven personajes antiguos de una saga y ya están contentos sea lo que sea lo que digan, hagan o dejen de hacer, y que eso no les va a cobrar factura. Puede que tengan razón, en cuyo caso ya no sé qué es lo que últimamente les están poniendo a las palomitas.


En lugar de dedicarse a exprimir económicamente Star Wars con ideas originales, con una buena estructura argumental, con coherencia interpretativa y de guión, quienes manejan Star Wars han decidido el mínimo esfuerzo creativo y el máximo esfuerzo en la difusión de humo, tal como caracteriza a cualquier negocio especulativo. El Star Wars actual se ha contaminado de esta época neoliberal con absoluta falta de un mínimo de sensatez en la venta de productos inútiles o sin ningún valor. La técnica, en este caso, se basa en tirar del valor original de la marca, esperando, de este modo, público por lo que este espera de Star Wars dada su marca, como si de un producto Apple se tratara y de esperar que el público vuelva en los  episodios VIII y IX también por la marca y en su caso por la esperanza de que mejore el producto (cosa muy fácilmente posible, por cierto).
De todos modos, aunque sinceramente no creo que pase en este caso, es una estrategia algo arriesgada, pues hasta ahora hemos sido testigos de que toda burbuja especulativa acaba finalmente por desinflarse o reventar.


En la primera imagen aparecen los nuevos personajes principales de la película en un acto de presentación de la película como embajadores fans de Star Wars. Como si, y lo triste es que puede que ahora ya sí, Star Wars necesitara de fans embajadores para algo...  



La imaginación ya no existe ni en las escenas y si conluís como yo que lo de Star Wars se convirtió en una broma de mal gusto, a lo mejor os entretendrá mucho más esto que la película de Episodio VII en sí misma:

https://www.youtube.com/watch?annotation_id=annotation_1469579557&feature=iv&src_vid=qmIJ6MdKqaE&v=e32tZ6RGzcw