Páginas vistas en total

lunes, 4 de noviembre de 2013

La obviedad de la evolución biológica

Los pinzones fueron solo una guinda para que el pastel atraiga...

... el viaje del Beagle, solo una aventura de coraje expolrador que despierta el interés de la historia y de la comunidad científica, y las Galápagos solo fueron un bonito decorado. Pero todo ello sería innceseario si no fuera por cómo les cuesta a las personas y en concreto a las que forman las élites de la época respectiva reconocer la verdad que dicen otros, pues sin necesidad de tanta espectacularidad en los viajes se podría llegar a las mismas cnclusiones.


Viaje de Charles Darwin en el Beagle (Sacado de wikipedia)


Si no se le añade un adjetivo, cuando se escribe "evolución" se debería sobreentender que es biológica, pero la realidad es que no todo el mundo sobreentiende esto, así que se hace necesario indicar que nos referimos a biológica cuando ese es el caso. Así pues, aquí hablaré de la obviedad de la evolución biológica.

Últimamente hay muchos más esfuerzos que décadas atrás por educar o sobre evolución biológica por motivo del reciente auge de las aberraciones religiosas (https://es.wikipedia.org/wiki/Fijismo,  https://es.wikipedia.org/wiki/Creacionismo, https://es.wikipedia.org/wiki/Dise%C3%B1o_inteligente) (aberración religiosa” podría considerarse una construcción léxica redundante aunque hoy no voy a continuar por ese camino), pero hay pocos esfuerzos por decir que el hecho de que la evoluión biológica ocurre, en cuanto a selección natural de variedades más óptimas en el medio dónde habitan en el sentido de expander el contenido genético que las determina, es una obviedad, y que lo fue desde el momento en que el ser humano se dio cuenta de lo que estaba haciendo él mismo con los cruces de "sus" perros.
 

Diferencias entre los esqueletos de dos animales de la misma especie (el perro), cuyas características han sido seleccionadas por el ser humano con cruces continuados a lo largo de siglos entre animales con las mismas peculiaridades en cuanto a sus tallas. Innumerables cruces sucesivos predeterminados entre animales grandes, tras inumerables generaciones llegaron a resultar en animales enormes, mientras que cruces entre animales pequeños resultaron en una talla de raza extraodrinariamente pequeña para la especie.

(Sacado de wikipedia) 

En el título añado obviedad, dado que la intención de la entrada es la de indicar que si bien no es totalmente evidente, el hecho de la evolución biológica no es, ni mucho menos, una conclusión a la que es difícil llegar con el uso de la lógica y un poco de observación de andar por casa. Estamos hablando solamente de que sucede y de las bases fundamentales que hacen que suceda. No de cómo sucede exactamente, pues esto sí es un campo de estudio a priori ilimitado, dado que podemos estudiar como ha sido la evolución de cada proteína o incluso de la de cada tipo de ARN además de la de cada especie de organismo o virus.

Observar que al lanzar manzanas al aire con la fuerza que puede alcanzar un ser humano desde su superficie, estas terminan cayendo al suelo, para concluir que hay una fuerza o una tendencia que las atrae a la superficie de la Tierra (aunque en realidad sea al centro de gravedad terrestre) que supera a la fuerza que puede ejercer el brazo humano es un proceso científico (plenamente científico, no una tautología como algunos (http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/author/pensamiento) querrían hacernos creer) con una conclusión no del todo completa (como todas, porque estamos en un momento, desde principios del siglo XX que se explica como una deformación del tejido espacio-tiempo), pero no por ello incorrecta. No obstante, esta observación científica con su teoría concluyente y también científica (aunque el adjetivo científica debería ser redundante para la palabra teoría), no deja de parecer de perogrullo. La teoría de la evolución biológica no es tan obvia, pero sí es más evidente de lo que muchos quieren hacernos creer. Tan evidente que aseguraría que, tal como la describió, debió haber muchos más científicos aparte de Alfred Russel Wallace[1], que llegaron a las conclusiones de Charles Darwin antes que él. Quien sabe si siglos antes, y no a algunas, sino a todas ellas.
Así pues, el viaje en el Beagle no debería ser en absoluto decisivo para confirmar la teoría darwinista si no fuera porque la sociedad de la época necesitaba de alguien que se moviera en barco, de una isla del Pacífico y de unos dibujos de animales exóticos en un cuaderno para oírle hablar con un mínimo de atención.

Por lo que se ve, los palomos y las gallinas no son animales suficientemente atractivos para despertar la atención de la época, pese a que hoy en día cualquier niño atendería con entusiasmo si empezases diciéndole que algún antepasado de ambas aves fue una especie de algo con algunas características de lo que denominamos reptiles y con otras características de lo que denominamos aves.

Si fuéramos amigos del joven Darwin podríamos oírle decir (y vale, esto es una aproximación satírica de la situación), antes de tomar el barco, la siguiente hipotética conclusión, que voy a escribir no por ser fiel a la historia, ni mucho menos, sino para intentar reclacar cuán fácil es llegar a la conclusión de la evolución biológica darwiniana. Y cuán inútil es leer "El Origen de las Especies" si lo que se necesita es entenderla con rapidez y facilidad casi por mera conclusión lógica de descripciones basadas en observaciones muy sencillas. Porque admitámoslo (pero para eso sí hay que leer el libro), no hace falta saber divulgar para reconocer que un genio en la divulgación, Darwin, no era... Para tal fin, yo aconsejo el libro "El gen egoísta" de Richard Dawkins.


[1] “Jamás vi coincidencia más impresionante; ¡si Wallace tuviera mi borrador escrito en 1842, no habría podido realizar un resumen mejor!” Charles Darwin.


Darwin de pequeño (sacado de wikipedia)
No me voy a complicar ni con la genética, ni con comportamientos de tipo altruísta, al menos no aquí (que no sería exactamente complicarse, sino más bien, cerrar incógnitas que quedarán en el aire en la conversación siguiente):
Tened en cuenta que Darwin no sabía nada de genética.

Darwin me diría:

-Mira esas palomas. ¿Ves esa hembra de ahí? Hay 5 palomos que están intentando atraerla mientras, solo este mes otros veinte palomos y palomas de la misma zona habrán muerto por gatos o por cualquier otra circunstancia. Esto claramente representa un sistema de competencia, pues podemos concluir que no todos los palomos nacidos podrán dejar el mismo porcentaje de descendencia. Algunos serán más hábiles esquivando gatos y carros que otros.

Ahora mira esas gallinas, ¿sabes que si cruzamos gallinas con gallinas no saldrán elefantes? (fans de la cuántica, ya hablaremos en otro momento, no ha lugar para protestas del estilo), es más, ¿sabes que no da ningún resultado intentar cruzar un elefante con una gallina?
Parece que existe un sistema de compatibilidad reproductora entre organismos con reproducción sexual que generan descendencia capaz (biológicamente hablando) de reproducirse con sus ancestros y con sus descendientes.

Ahora mira esos perros, ¿sabes que nosotros, forzando cruces de líneas concretas a lo largo de tiempos inmemoriales, esa raza no se parece en nada a otras líneas que tenemos ni a otras líneas originales, aunque curiosamente se pueden seguir reproduciendo con ellas? ¿Te imaginas si llegamos a alcanzar líneas tan distintas desde el punto de vista fisiológico que sea imposible que estas vuelvan a poder reproducirse con las originales?, ¿y si este mecanismo ocurre, siempre ha ocurrido y siempre ocurrirá en la historia de la vida en la Tierra? ¿Y si el motor de la selección que nosotros ejercemos con los perros existe de forma natural en los lobos pero cuyo "criterio" no es "buscar" cruces entre perros con mucho pelo y liso, por poner un ejemplo, con la finalidad de alccanzar lineas o razas de perros con una ingente cantidad de pelo liso, sino el de "el que sea más capaz de generar descendencia que prospere con gran probablidad”, en este caso, no habría ninguna finalidad. ¿Y si resulta que los organismos con esa capacidad la heredan a sus descendientes y estos a los suyos como ocurre con el pelo liso de los perros? Estaríamos explicando por qué las características de un organismo que son positivas al respecto de dejar descendencia tienden a no desaparecer entre las poblaciones de organismos que no son objeto de selección humana, como el perro.

Yo diría entonces (eso también esta lejos de ser fiel a la realidad):

-Ya, pero Carlos, te faltaría decir por qué cambian los seres vivos, por qué hay variedad biológica, vamos. (Debemos recordar aquí que la causa estaba lejos de quedar zanjada, pero la idea de que los organismos cambiaron a lo largo de la historia de la Tierra durante la cual existía vida estaba ya bastante asumida).

-Bueno, no sé, yo al menos explico por qué los cambios positivos que pudieran aparecer en un individuo respecto a su capacidad de dejar descendencia fértil se suele dispersar con facilidad a la siguiente generación. Alguien debería esclarecer en qué consiste ese algo que determina las características que se heredan a la siguiente generación, pero que está en los óvulos y los espermatozoides en los animales y en las células gaméticas de los vegetales, es evidente. Cuando sepamos en qué consiste, podremos saber por qué y cómo puede cambiar "eso" -(eran los genes, anticipo, por no cumplir mi palabra).

-Muy bien Carlos, eso es un razonamiento muy bien hecho, pero cíclico, no partes de ningún experimento, no es un razonamiento científico.

-Ese es el mayor error deductivo que hayas podido cometer -me diría- He observado o recogido observaciones de otros, acuérdate que empecé hablando de cruces de gallinas, incompatibilidades reproductoras de gallinas y elefantes, competencias entre palomos y selección artificial de líneas de perros. Las observaciones son los experimentos por autonomasia en la ciencia. Yo solo prolongué esas observaciones a las deducciones correspondientes. Dado esto, casi forzosamente, tiene que pasar esto otro...
-Pero esas obseraciones las hicieron otros.

-¿Y? ¿acaso tengo que ir yo ismo a una isla del Pacífico para hacer mis propias observaciones y para que me tomes en serio? (Así fue. Lamentablemente había que marearse "un poco" en los barcos para escribir libros sobre biología por aquel entonces. De hecho, Wallace, con menos background y viajes profesionales llegó a la misma conclusión que Darwin, pero el peso del esfuerzo era compensado en la época, y Wallace permitió que Darwin fuese el primero en describir la evolución biológica. Sopeso que Wallace escribiría un artículo o libro corto mucho más fácil de leer y mucho más digerible que “El origen de las Especies. Pero sí es cierto que la conclusión de Darwin fue recogida en muchos ejemplos observacionales atractivos en la época para la publicación de su conclusión.

-Bueno, esas observaciones son de hace mucho tiempo.

-La Luna y el Sol la observaron los pre-homínidos. 

-¿Pre qué?

-Pre..., bueno, déjalo, aún no he llegado a eso. Quiero decir que la Luna y el Sol no la observó Galileo por vez primera, ¿no?

-Pero tu razonamiento es demasiado obvio, alguien habría pensado lo mismo que tu antes que tu...

-No lo dudo, en absoluto. Pero las obviedades, no por obviedades son aceptadas o bien recibidas en las sociedades. O puede que quienes pensaron en la obviedad no fueron precisamente de familia adinerada. O, ¿quién sabe?, quizás no pensaron que aunque fuera una obviedad no dejaba de ser lo más importante en biología desde su inicio como ciencia y para toda su historia futura. Se necesitan muchas circunstancias para que un descubrimiento científico cunda y se globalice..., sobre todo antes del siglo XIX.

-Oye, pues ahora que lo pienso. Siendo un descubrimiento científico tan evidente y siendo novedoso en cuanto a que todavía no fue aceptado ni considerado siquiera entre la comunidad científica, podría arrebatarte la idea.

-Podrías, pero no creo que consigas difundirla si no tienes el coraje de ir a una isla del Pacífico atravesando el Cabo de Hornos y teniendo después la paciencia de escribir un libro gordo con dibujos my bien hechos, que con mucha palabrería informe de una novedad obvia que se pueda resumir en poco más de cuatro líneas. ¿Lo harías? 

-No, paso, yo me iré al Amazonas, y ya... Pero si escribes el libro y se burlan de ti, yo te apoyaré.

Foto más conocida de Darwin (Sacado de wikipedia)
Es fantasía, pero ese diálogo describe que lo único (y no por ello es poco) que se le puede reconocer a Darwin es:


1)      Capacidad de olvidar las sentencias irracionales asentadas en la sociedad que le tocó vivir para entender que había un puzzle por hacer... (A ver, según qué época vivas, esto puede ser muy meritorio). 

2)      Capacidad para conectar las piezas de un puzzle de pocas piezas pero con grandes huecos en los que encajaban piezas que Mendel había descubierto poco después de forma independiente y sin ni siquiera darse cuenta de que existía el puzle darwiniano (Esto da para un capítulo corto y posiblemente sorprendente para muchos que podría titularse "Cómo engañar diciendo la verdad").

3)      Coraje para viajar en un barco de vela alrededor del mundo. (Para ser científico, un español nacido tras la Constitución Española debe trabajar fuera de España sin esperanzas de volver al país. Del mismo modo, para ser naturalista, un inglés del siglo XIX debe cruzar al menos el Atlántico en un barco de vela... Ambos condicionantes que en determinados casos son tan absurdos como poco prácticos)

4)      Capacidad para escribir mucho diciendo pocas cosas bastante obvias que nadie ha conseguido publicar antes que él. La capacidad de síntesis y de expresión simple y no rebuscada, en general no era precisamente un punto a favor en el curriculum de un naturalista de la época y twitter podría parecerles un escándalo. ¿cómo es posible dejar información clara en 150 caracteres? ¿Cómo se podría con este método minimizar los malentendidos?  

5)      Paciencia y amigos y novia(s),  para aguantar a sus críticos irracionales, envidiosos o de mentes inamovibles. Porque si alguien le descubría un novio, me da a mi que habría quemas de la primera Edición del Origen de las Especies. Aunque eso es especular.


Lo demás solo es suerte.


Y esto no es otorgarle poco reconocimiento. En absoluto. Estoy convencido de que Darwin hubiera estado más tranquilo si en su propia época admitieran que si bien sigue siendo ciencia experimental al más clásico de los estilos, que la evolución biológica sucede (decir darwinista o neodarwinista es solo una redundancia acorde con los conocimientos de la época respectiva) es de lo más evidente (dadas las observaciones a tener en cuenta, pese a que estas se hayan realizado siglos antes de que él naciera).

Los pinzones fueron solo una guinda para que el pastel atraiga...

Y lo triste es que aún a día de hoy, estas aves puedan camuflar lo verdaderamente alucinante: La similitud genética de los genes correspondientes a la fosfotrilación oxidativa o del ADN codificante de los ribosomas entre todos los organismos no es por convergencia evolutiva. Sino porque en este planeta, tenemos orígenes comunes: TODOS. 

Ya, bueno, ahora un físico te dice que todos tus átomos proceden de alguna estrella, (el sol, en un 99,99999999999999999999999999999999999999999 etc % de probabilidad) y te chafa el espectáculo... 


Pero ya sabemos que la física puede dejar cualquier otro espectáculo en el más absoluto de los ridículos.